jueves, 19 de febrero de 2015

Especial Argentina: la derecha se moviliza para recordar a un fiscal aliado de EEUU y el Mossa


No todos somos Nisman
Miles de personas se manifestaron este miércoles en Argentina reclamando “justicia, democracia y libertad”. En las manifestaciones, impulsadas por fiscales vinculados a la derecha argentina y medios de comunicación privados, resaltaron las frases cargadas de odio y las consignas genéricas. Bajo una potente lluvia, las personas recordaron al fiscal Alberto Nisman, quien murió semanas atrás y fue el encargado de comandar la investigación por el atentado a la AMIA. La investigación de Nisman –monitoreada por la embajada estadounidense en Buenos Aires, y los servicios de inteligencia argentino e israelí- es una muestra palpable de cómo inventar “enemigos” (en este caso, Irán) sin tener prueba alguna. La marcha de hoy también demuestra demuestra el arribismo y oportunismo de una clase política que defiende los intereses de la oligarquía y está asociada de manera intrínseca con las políticas dictadas desde Washington.
Pasó el #18F: No todos somos Nisman
Por Redacción Marcha, 18 de febrero de 2015 – El cielo de Buenos Aires se fue cerrando gris y oscuro reflejándose en toda la gente que pedía orden y justicia en Avenida de Mayo. Orden para no empujarse y pisarse. Justicia para saber qué sucedió con un turbio fiscal muerto, socio de la Embajada de Estados Unidos y de los servicios de inteligencia de Israel y que encabezó una causa que no ha llegado a resultados concretos.
Señoras con ropas prolijas, maquilladas y rictus duros; señores con chombas, bermudas y zapatillas náuticas; jóvenes de pasos firmes y caras serias. En apenas unos segundos, la lluvia los empapó a todos mientras comenzaban una caminata en donde las consignas genéricas y la palabra “Argentina” estuvo presente durante el recorrido.
El análisis no parece tan complejo como sí numerosa la cantidad de interrogantes en el futuro político de esta porción de territorio al sur, bien al sur de los mapas. La foto. ¿Alguien sabe cómo fueron las negociaciones para que se inmortalizara de esta manera? La Avenida de Mayo, donde marchan las mujeres exigiendo que ninguna más se muera por aborto clandestino, donde los villeros y villeras reclaman la urbanización de sus barrios y exigen justicia por las víctimas del gatillo fácil y donde se grita memoria, verdad y justicia por los 30 mil desaparecidos durante la última dictadura cívico- militar. Similitudes. Diferencias. Si hasta se pareció a la farsa montada por los presidentes más reaccionarios del viejo continente post masacre en la redacción de Charlie Hebdo. Je suis Nisman. El encanto simplificador de la dicotomía. El silencio de quienes siempre tienen voz.
“Vinimos todos menos ellos”
Antes y después de la bandera que reclamaba “Homenaje al fiscal Nisman. Marcha del Silencio”, miles de personas. La Policía Metropolitana contó 400 mil en la tarde de la jornada de ayer marchando desde Congreso hasta Plaza de Mayo; en nuestra crónica, aproximadamente 100 mil.
“Vinimos todos menos ellos”, se escuchó. Estuvieron junto a la jueza Sandra Arroyo Salgado –ex esposa–, una de las hijas del homenajeado, fiscales y operadores/as del poder judicial convocantes, referentes políticos de derecha y dirigentes sindicales. Luego, fogoneada por los grandes medios, “la gente”. Faltaron “ellos”, Julio López, Luciano Arruga y Marita Verón y tantos otros por lo que muy pocos marchan. O marchan otros con menos lugar en la agenda periodística.
Les preguntamos, además, por qué vinieron. “Por una justicia que excede a Nisman. Él fue la gota que derramó el vaso”, nos dice un señor. Tras él estaba montado el acampe de Félix Díaz y de varios integrantes de la Comunidad Qom. ¿Se refería a la tan retrasada justicia milenaria, que reclama el derecho ancestral a la tierra de los pueblos originarios? “Todas las injusticias van terminar cuando esto cambie”, nos responde.
Una señora con signos de enojo apuntó directamente contra el kirchnerismo. “Primero venimos por Nisman, pero también por toda la impunidad de este gobierno”, sin poder especificar más a que se refería.
Lo que a esta altura se evidenciaba es que “ellos” nunca fueron Darío Santillán ni Maximilliano Kosteki. Tampoco Mariano Ferreyra y una larga lista de víctimas de una doble injusticia: primero la muerte en manos de la policía o patotas, avaladas por patronales o algunos políticos. Segundo por una impunidad que aquí sí se hace evidente.
La “liga de la justicia”
Las marchas han sido, y siguen siendo, un recurso para reclamar por una vida, una ausencia, un derecho roto o por conquistar. Vuelven a nosotras y nosotros las marchas de las Madres, cuando hacerlas era jugarse la vida, por reclamos laborales, las que se hicieron cuando el hambre apretaba y el país se caía a pedazos, para reclamar por los muertos queridos, todos aquellos que no son Nisman.
“Los fiscales están adelante, todos sin paraguas”, decía una señora que apuraba el paso. Sosteniendo la bandera principal y cual rock stars, pero de ansiosa capitalización política de la marcha, estaban los fiscales convocantes. Guillermo Marijuan, Ricardo Sáenz, José María Campagnoli, Raúl Plee, Germán Moldes, Juan Martín Romero Victorica, Carlos Rivolo y Carlos Stornelli, todos con prontuarios cuanto menos llamativos o con vinculaciones por encubrimiento, incluso en la causa AMIA, todos vestidos de adalides de la justicia, pero de continuo traje de representación y defensa al establishment y los poderes.
¿Cuántos de estos fiscales, de los mismos representantes de esa justicia que no avanzó no solo en la causa AMIA sino tampoco en tantos otros casos de impunidades, marcharon hoy, acorazados, por ese cerco patova que los protegió y por la convocatoria masiva que los exculpó por no ocuparse de que la justicia llegue a los barrios y deje de privilegiar a las y los privilegiados?
“Vos sos de 6-7-8”
Promediando la “marcha del silencio” y en medio de vociferaciones hegemónicas acerca de la paz y la tranquilidad, nuestra reportera gráfica sufrió una agresión por parte de un individuo, quien no tenía muy claro algunos principios acerca de la libertad de expresión y, especialmente, sobre la democracia.
Mientras nuestra compañera tomaba las fotografías que aporten el registro visual de la jornada, dos mujeres comenzaron a presionarla por su labor periodística hasta que un hombre que estaba con las señoras, sin escatimar insultos machistas y soberbios, le dijo “¿por qué me sacas fotos”? y la acusó de pertenecer al programa televisivo “6-7-8”, que se emite por la Televisión Pública, y a continuación decidió pegarle con el paraguas que llevaba.
A esta altura está claro que esta persona, como tantos otros, no logró percibir que hay un gran abanico más allá de la ecuación gobierno-antigobierno. Jamás evaluó la posibilidad de que este medio aporte una mirada distinta de lo que fue la movilización. Argumentos más o menos, no hay excusas para agredir  a nuestra compañera que tan honestamente llevó su labor militante incluso ante estas adversidades.
No todo fue en paz entonces.

 http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/02/19/especial-argentina-la-derecha-se-moviliza-para-recordar-a-un-fiscal-aliado-de-eeuu-y-el-mossad/

No hay comentarios:

Contribuyentes